¿Qué le ha pasado a España? ¿Qué ha hecho posible que nuestro país se haya convertido en una pocilga?

Read Time:5 Minute, 14 Second

Francisco Rubiales Moreno

¿Quién o quienes son los culpables de que los terroristas sean mejor tratados que las víctimas y que nos gobierne una caterva de indeseables coaligados, donde figura la escoria ética de la nación, desde amigos del terrorismo a comunistas, golpistas catalanes y mercenarios vascos, todos unidos por el odio a España? ¿Qué ha hecho posible que las leyes beneficien a los peores, desde los okupas, ladrones de viviendas y maleantes, a los que llegan a España ilegalmente, violando las fronteras? ¿Por qué razón circulan libres, por nuestras calles, delincuentes contumaces, detenidos por la policía decenas de veces? ¿Qué nos ha ocurrido para permitir que los políticos hayan dejado de ser servidores públicos para transformarse en seres egoístas, pendencieros, corruptos y rufianes, que aprovechan su poder para enriquecerse?

Muchos de nuestros dirigentes han dejado de ser ejemplares y se han convertido en indeseables; muchos periodistas han sido comprados y ya no informan ni respetan la verdad; muchos jueces están más al servicio de partidos políticos que de la Justicia; muchos funcionarios maltratan al ciudadano y el gran mensaje que la sociedad percibe es que es mas rentable arrimarse al poder para participar del botín de la corrupción que estudiar una carrera y trabajar honradamente.

El origen del actual hundimiento moral y emocional de España es viejo y sus raíces quizás estén en 1975, pero el proceso de degradación se aceleró con Zapatero de presidente, continuo con Rajoy y está alcanzando niveles de vergüenza y asco con Pedro Sánchez. En pocos años, España ha pasado de ser uno de los países de mayor crecimiento de la UE a sufrir una profunda depresión nacional, con más de cinco millones de parados, con la democracia asesinada, las clases medias en extinción, las empresas en retroceso, agobiadas por los impuestos y las trabas burocráticas, y una reducción de la riqueza que nos amenaza con descender al Tercer Mundo.

Si la caída hubiera sido sólo económica, habría lugar para la esperanza provocando una reacción y un cambio de ciclo, pero es también moral, emocional, religiosa, política y social con los valores en bancarrota y con las viejas costumbres en crisis. De algún modo, España es víctima de una tormenta perfecta, acosada por la peor clase política de Occidente y la ciudadanía más cobarde y permisiva de toda Europa, incapaz de defender sus conquistas, libertades y derechos, seriamente amenazados.

El país está siendo sistemáticamente debilitado desde el poder y la sociedad está siendo castrada y desmoralizada por los que gobiernan. Es todo un atentado criminal contra la nación.

Una década ya está perdida y aunque reaccionáramos ahora, perderíamos otra curando nuestras profundas heridas.

Durante la última legislatura, el país ha transitado de la euforia a una intensa crisis económica y social, cuya principal consecuencia ha sido la desmoralización de los ciudadanos y un fatalismo ante la decadencia que parece un suicidio colectivo.

La gente no estaba preparada para contemplar como los peores alcanzaban el poder y desde los palacios y ministerios gobernaban la nación sin tino ni decencia, generando destrucción, división, enfrentamiento, mentiras, engaños y un escandalo tras otro.

En todo balance serio, los primeros que deben ser culpados son los que tienen mas responsabilidad y poder. En el caso de España, los grandes culpables han sido y son los políticos, que han traicionado el mandato ciudadano de gobernar procurando el bienestar y la felicidad de los ciudadanos. Ellos se han comportado como miserables, se han atiborrado de privilegios y de poder, negándose a rendir cuentas y a pagar por sus destrozos y brutalidades. Basta contemplar la España del presente para advertir que la han destrozado a marchas forzadas.

Los que mandan han gestionado mal la economía, han llenado España de muertos por gestionar mal la pandemia, han permitido abusos y arbitrariedades a diestro y siniestro, como la orgía de los okupas, ladrones de viviendas protegidos por el poder político, la imposición de impuestos injustos, abusivos y esquilmadores, la humillación de las víctimas del terrorismo y una mafiosa y rencorosa distribución de los privilegios y los recursos, beneficiando a los amigos del poder y castigando a los adversarios. La vileza, la maldad y la mentira son dueñas del país y los desalmados se apoderan poco a poco de las calles.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Las explicaciones han sido histéricas e interesadas. Unos culpan a la derecha y otros a la izquierda, como es propio en un país que ha sido dividido y enfrentado desde un poder político envilecido y dañino. Pero la verdad es que la decadencia empezó a partir de la muerte del dictador, cuando en lugar de una democracia los políticos construyeron una dictadura camuflada de partidos políticos, sin ciudadanos, con un poder desmedido en manos de los políticos, sin controles eficaces, sin los frenos ni cautelas que exige la democracia.

Desde 1978 el país no ha dejado de dar traspiés, pero el descenso a los infiernos se aceleró poderosamente con la presidencia del inepto y siniestro José Luis Rodríguez Zapatero, continuo con el falso y cobarde Rajoy, que traicionó a sus votantes incumpliendo sus promesas y dejando en pie los destrozos de Zapatero, y se han acelerado hasta el cataclismo con Pedro Sánchez, un demonio que se ha encargado de dividir, enfrentar, herir, despilfarrar, marginar, endeudar, arruinar, esquilmar y humillar, aplastando la decencia, la democracia y la justicia.

Desde el poder e excusan esgrimiendo que el deterioro es mundial, pero, aunque es cierto que existen síntomas de retroceso y de crisis, productos de una globalización desequilibrante, en ningún país de Europa el desastre ha alcanzado las dimensiones de España, país al que muchos analistas internacionales sitúan al borde de colapso y a un paso de convertirse en un Estado fallido, quizás en puertas de un conflicto civil serio.

Francisco Rubiales Moreno

Francisco Rubiales Moreno, 1948, Villamartín (Cádiz). Doctor en Periodismo, ha sido corresponsal de guerra (Ramadam 1973, Nicaragua 1979 y El Salvador 1980), director de las delegaciones de la Agencia EFE en Cuba, Centroamérica e Italia, así como director de Comunicación de Expo’92. Autor de los libros ‘China, nueva cultura’, ‘El debate andaluz’, ‘Democracia secuestrada’, ‘Políticos, los nuevos amos’, ‘Periodistas sometidos’, ‘Las revelaciones de Onakra, el escriba de Dios’ y ‘Hienas y buitres, periodismo y relaciones…

FUENTE: https://www.votoenblanco.com/Que-nos-ha-pasado-como-pais_a8356.html

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *