El veneno el arma homicida preferida por las mujeres…

Read Time:5 Minute, 3 Second

Paz Velasco de la Fuente

El veneno es un arma homicida que ha estado (y está) vinculada a las manos femeninas. El caso de Francisca Ballesteros, la envenenadora de Melilla, viuda negra y filicida..

Hay muchas cosas que hombres y mujeres hacemos de manera diferente. Matar, también. Estadísticamente hay muchos más homicidas y asesinos en serie masculinos, pero las mujeres también matan y aunque su número sea bastante inferior son tan letales como ellos. En la mayoría de los casos matan en silencio, son metódicas y cuidadosas y pasan desapercibidas sin levantar sospechas tras haber cometido sus crímenes. Ellas usan sus propios medios y tienen sus propias motivaciones para acabar con la vida de maridos, amantes, amigos e incluso hijos.

La historia y los estudios criminológicos demuestran como el veneno ha sido y es un arma de mujer, aunque no exclusivamente. El veneno permite sustituir su inferior fuerza física por la paciencia, la astucia y el disimulo. Supone la mínima violencia y el máximo refinamiento a la hora de matar. Las envenenadoras matan de forma premeditada, a sangre fría, sin levantar sospechas, de modo insidioso y alevoso. Quieren que su crimen, quede impune.

Algunas de las mujeres que utilizaron el veneno como arma homicida

1865. Mary Ann Cotton. Asesinó a veintiuna personas con arsénico incluyendo a cuatro maridos, once hijos y dos amantes. Es considerada la primera asesina en serie de Inglaterra. Periodo de actividad: 20 años.

1949. Marie Besnard, “La viuda negra de Loudun”. Acusada del asesinato de doce personas con arsénico. Tras diez años de juicio fue absuelta en 1961 por falta de pruebas.

1955. Pilar Prades. La envenenadora de Valencia. Fue la última mujer ejecutada en España a garrote vil por asesinar a la señora para que la que trabajaba como asistenta doméstica e intentarlo con otras dos.

1965. Piedad Martínez del Águila. Con tan solo 12 años, envenenó a sus cuatro hermanos, en menos de un mes. Cianuro incluido en un matarratas.

1982. Dorothea Puente. Nueve víctimas. Era propietaria de una casa de huéspedes para ancianos y discapacitados. Cobraba los cheques del Seguro Social y los que se quejaban eran asesinados y enterrados en su patio. Periodo de actividad 6 años.

1994 Amparo Calleja López. “La envenenadora de Socuellamos”. Durante cuatro meses suministró arsénico a su marido hasta que falleció. Condenada a 21 años de prisión en 2007.

Francisca Ballesteros, la envenenadora de Melilla. Asesinatos: 1990 y 2004

En este documental «Ciencia Forense: Toxicología. El caso Ballesteros«, se analizan las motivaciones y el modus operandi de los asesinatos de Paquita Ballesteros.

El 4 de agosto de 1990, Francisca asesinó a su hija de 4 meses, al conocer que padecía una deficiencia psíquica y que al hacerse mayor sería una niña difícil.  Le suministró dos cajas de Colme entre el 21 de junio y el día de su muerte.  En 2003 y tras iniciar varias relaciones amistosas e íntimas a través de un chat de internet, comenzó a suministrar el mismo medicamento junto con benzodiacepinas e inductores del sueño  a sus otros dos hijos y a su marido. Su hija de 15 años y su marido mueren en 2004. Solo sobrevivió su hijo de 12 años. Ha sido condenada a una pena de 84 años de prisión.

Francisca consideró que su marido Antonio y sus dos hijos eran un estorbo para poder empezar una nueva vida con un nuevo amor que había conocido por internet en donde se la conocía con los nick de “Fogosa” o “Gordi”. Además sabía que un importante seguro de vida pesaba sobre la hipoteca de la casa familiar. En el juicio se demostró que Francisca había conocido, al menos, a tres hombres, llegando a tener relaciones íntimas con uno de ellos y prometiéndose con él en matrimonio. Le  contó que era viuda y que sus dos hijos y su marido habían fallecido en un accidente de tráfico. Mientras tonteaba con tres hombres y se acostaba con uno de ellos ella ya había puesto en marcha su maquiavélico plan: asesinar a toda su familia para empezar una empezar de nuevo junto a otro hombre y con una buena suma de dinero en su cuenta corriente.

“A Lourdes se le causó un progresivo debilitamiento que se prolongó durante ocho meses llegando a padecer continuos vómitos, perdidas de conciencia, capacidad de movimiento, incapacitándola para solicitar ayuda. Ante el más que evidente estado físico de su hija y la ausencia de los más elementales cuidados higiénico-sanitarios, Francisca impidió el auxilio de vecinos, amigos y familiares, desplegando para ello una variopinta colección de excusas y mentiras para justificar su negativa, tales como «no la llevo al hospital porque no hay camas» o a su cuñado Rogelio , tres días antes de la muerte de Lourdes y habiendo quedado para llevarla juntos al médico, le manda un mensaje al teléfono móvil indicándole que no hacía falta que viniera a casa pues el medico ya había estado allí; todo lo anterior produjo un paulatino empeoramiento de los síntomas de la menor y permitiendo la aparición de infecciones oportunistas como candidiasis orofaríngea o edemas en las piernas que potenciaron su sufrimiento físico y psíquico.[1]

Los diferentes informes de los médicos forenses determinaron que los envenenamientos no se produjeron mediante una sola y única dosis de medicamento, sino a causa de un suministro consciente e incontrolado, que fue mermando lentamente la salud de las víctimas. Podemos observar en este modus operandi su crueldad, su sangre fría y su metódica planificación. Asesinó consciente e intencionadamente a su familia motivada por la emoción de empezar una nueva vida y una nueva relación sentimental. Las viudas negras son dulces en apariencia, discretas e inteligentes pero son las peores asesinas en serie, porque matan a quienes las quieren, a quienes confían plenamente en ellas.

[1] Sentencia Penal Nº 71/2005, Audiencia Provincial de Melilla, Sección 7, Recurso 5/2004 de 26 de Septiembre de 2005.

PAZ VELASCO DE LA FUENTE.

FUENTE: https://criminal-mente.es/2020/11/26/el-veneno-como-arma-homicida/

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *