Todas las universidades deberían enseñar, obligatoriamente, a Ayn Rand junto a Karl Marx

Read Time:13 Minute, 15 Second

Jon Hersey 

A parte de algunos manuales de escritura, el libro asignado en más clases universitarias hoy en día que cualquier otro es El Manifiesto Comunista de Karl Marx. Esto es un problema.

Estudiar El Manifiesto Comunista y las cosas que llevó a la práctica es monumentalmente importante para entender la historia del siglo XX, no porque el comunismo haya funcionado, sino porque fue muy destructivo. Los estudiantes universitarios deberían aprender qué ideas animaron la Revolución Bolchevique de Rusia y condujeron a la muerte de decenas de millones de personas bajo Lenin y Stalin. Deberían aprender qué ideas precipitaron el «Gran Salto Adelante» de Mao —y con ello causaron la muerte de decenas de millones de chinos—. Deberían escuchar cómo esas ideas inspiraron a Pol Pot y a sus Khmer Rouge a matar a millones de camboyanos. Es urgente que los estudiantes aprendan que los que actúan según las ideas de Marx mataron a unos 100 millones de personas durante el siglo pasado. Es vital que sepan que los que siguen actuando sobre  El Manifiesto Comunista hoy en día siguen acumulando el número de muertos, víctimas del comunismo.

Si los profesores quieren preparar a los estudiantes para el mundo real, deberían seguir enseñando El Manifiesto Comunista. Pero deberían enseñarlo junto con un libro que le permita a los estudiantes ver los graves defectos: La Rebelión de Atlas, de Ayn Rand.

Marx sostenía que los que financian y dirigen empresas productivas —cualquiera que sea el fruto de esas empresas— son, siempre y en todo momento, explotadores y malos. Uno de los problemas, escribió Marx en El Manifiesto Comunista, es que estos «burgueses» o capitalistas desplazan a la gente, tomando las riendas del gobierno.

Cada paso en el desarrollo de la burguesía fue acompañado por un correspondiente avance político de esa clase. . . . la burguesía ha conquistado por fin, desde el establecimiento de la Industria Moderna y del mercado mundial, para sí misma, en el Estado representativo moderno, el dominio político exclusivo. El ejecutivo del Estado moderno no es más que un comité para gestionar los asuntos comunes de toda la burguesía.Anuncios

Rand estaba de acuerdo en que algunas personas explotan a otras y por ello son moralmente reprobables. Pero distinguía entre los compinches que utilizan el poder político para arrebatar el dinero y los bienes a sus legítimos propietarios y los verdaderos capitalistas que se comprometen con los empleados y los clientes de forma voluntaria para crear los productos y servicios que le permiten a la gente vivir y prosperar. Los primeros son los villanos de su famosa novela La rebelión de Atlas; los segundos son sus héroes.

Rand demostró que la raíz de la explotación no es el afán de lucro, como pensaba Marx, sino el hecho de que, en una economía mixta como la actual, se le permita a algunas personas utilizar el poder gubernamental para violar los derechos de los demás.

Una sociedad verdaderamente capitalista -basada en el principio de que todas las personas tienen los mismos derechos y ninguna puede violar los derechos de los demás- impide que los compinches, los grupos de presión y los burócratas utilicen la fuerza del gobierno para explotar a la gente. Esto, dijo Thomas Jefferson, es «la suma del buen gobierno»: «Un gobierno sabio y frugal, que le impida a los hombres perjudicarse unos a otros, que los deje libres para regular sus propias actividades industriales y de progreso y que no tome de la boca del trabajador el pan ganado».

Pero cuanto más poder tengan los burócratas para intervenir en la vida de las personas y violar sus derechos, más presionará la gente al gobierno para protegerse o conseguir riqueza no ganada. El poder del gobierno —y no el afán de lucro— impulsa la explotación.

Además, los burócratas tienden a utilizar el poder del gobierno para aumentar su poder. La rebelión de Atlas ilustra cómo funciona esto.

Por ejemplo, después de decidir que «era injusto dejar que un hombre acaparara varias empresas comerciales, mientras otros no tenían ninguna», los villanos del libro aprueban la ley de «Igualdad de Oportunidades», que hace ilegal que «cualquier persona o corporación posea más de un negocio». Después de que los empresarios se vean obligados a ceder muchos de sus negocios a operadores de tercera categoría, la producción cae en picada. Esta y otras políticas erradas provocan la quiebra de cada vez más empresas.

Finalmente, los gobernantes aprueban la Directiva 10-289, que nacionaliza todos los derechos de propiedad intelectual y decreta que nadie puede dejar su trabajo ni ser despedido, que todas las empresas industriales deben permanecer en el mercado, que «no se producirán, inventarán, fabricarán o venderán nuevos dispositivos, inventos, productos o bienes de cualquier naturaleza que no estén ya en el mercado», y mucho más.

En resumen, los burócratas aprueban medidas que estrangulan la producción y luego se otorgan a sí mismos poderes de emergencia para enfrentar las consecuencias, como lo hicieron Lenin, Stalin, Hitler, y hoy, Maduro.

Así, mientras que Marx equiparaba a todos los capitalistas con los compinches y los estafadores, Rand hizo una importante distinción. Los verdaderos capitalistas ganan cuando sus clientes ganan. Y la sociedad que deja a la gente libre para crear valores que sirven a la vida y cultivar relaciones en las que todos ganan —el capitalismo— requiere que se mantenga el derecho de cada individuo a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.

El comunismo, como veremos, no lo hace.

Marx pensaba que el origen de los problemas del mundo era la propiedad privada -específicamente, la de los ricos- y se proponía abolirla. «La teoría de los comunistas puede resumirse en una sola frase: Abolición de la propiedad privada», escribió.

Los comunistas habían sido acusados de ignorar el hecho de que la propiedad privada es «el fruto del propio trabajo del hombre» y «la base de toda libertad, actividad e independencia personales». No es así, respondió Marx:

¡Propiedad ganada con esfuerzo, adquirida por uno mismo, ganada por uno mismo! ¿Te refieres a la propiedad del pequeño artesano y del pequeño campesino, una forma de propiedad que precedió a la forma burguesa? No hay necesidad de abolirla; el desarrollo de la industria ya la ha destruido en gran medida y sigue destruyéndola a diario.

Así que el arado de un pobre agricultor es suyo, si puede conservarlo, insinuó Marx. Pero, ¿qué pasa si invierte sus ganancias en la compra de un tractor motorizado y las ganancias de éste en toda una flota de tales tractores? ¿Qué pasa si se eleva a fuerza de su propio esfuerzo honesto de la pobreza a la riqueza, como estaba ocurriendo en toda América, incluso mientras Marx garabateaba? De hecho, los estadounidenses se levantaron por sus propios medios mucho antes.

Por ejemplo, Benjamin Franklin, décimo hijo de un jabonero, se convirtió en impresor, abrió su propio negocio, fundó un periódico y un almanaque y fue tan trabajador y frugal que pudo permitirse jubilarse a los cuarenta y dos años. Luego revolucionó nuestra comprensión de la electricidad y se convirtió, como escribió el historiador Gordon Wood, en «el mayor diplomático que haya tenido Estados Unidos». Hasta el día de hoy, Franklin es un símbolo de que un hombre libre puede llegar tan alto como su ambición lo lleve.

Marx, sin embargo, negó que tales hombres existieran. Una persona puede ser honesta o rica, pero no ambas cosas. Si hizo una fortuna, entonces, por ese solo hecho, no era «una propiedad ganada con esfuerzo, adquirida por uno mismo, ganada por uno mismo». En cambio, era «propiedad privada burguesa». Y tal «propiedad privada burguesa moderna es la expresión final y más completa del sistema de producción y apropiación de productos, que se basa en los antagonismos de clase, en la explotación de los muchos por los pocos». Se podría preguntar a Marx: ¿Cómo puede constituir la inversión del empresario que escatima y ahorra la explotación de alguien?

Ayn Rand se hizo esta misma pregunta. Nacida en San Petersburgo en 1905, fue testigo de primera mano de la revolución bolchevique de 1917, que puso en práctica las ideas de Marx. La farmacia de su padre fue tomada por la fuerza por el gobierno comunista. Luego los comunistas se llevaron su casa y todo lo que había en ella. Fieles a la visión de Marx, abolieron la propiedad privada y pronto sumieron a todo el país en una pobreza indescriptible.

Al igual que John Locke y los Padres Fundadores de Estados Unidos, Rand llegó a la conclusión de que negarle a un hombre el derecho a su propia propiedad significa negarle su derecho a la vida. Ella escribió,

El derecho a la vida es la fuente de todos los derechos y el derecho a la propiedad es su única aplicación. Sin el derecho de propiedad, no es posible ningún otro derecho. Dado que el hombre tiene que mantener su vida con su propio esfuerzo, el hombre que no tiene derecho al producto de su esfuerzo, no tiene medios para mantener su vida. El hombre que produce mientras otros disponen de su producto, es un esclavo.

El trabajo requiere tiempo. Tu tiempo es tu vida. Si alguien toma el producto de tu trabajo sin tu consentimiento, toma una parte de tu vida sin tu consentimiento. Al violar tu derecho de propiedad, viola tu derecho a la vida. En la medida en que se te obliga a renunciar a tu vida, eres un esclavo.

Rand reconoció que, independientemente de lo que ganes, tu propiedad es tuya por derecho, porque tu vida es tuya por derecho. Puedes usarla o disponer de ella como quieras, incluso abriendo una farmacia o donando a la caridad. Pero en la medida en que se le obligue o se le defraude a renunciar a su legítima propiedad —ya sea por un vendedor sospechoso, un empleador deshonesto, un tirano político o una legislatura elegida democráticamente—, usted está esclavizado. Eso es explotación.

Y eso es lo que defendía Marx. Al diablo con los derechos de propiedad. La colectividad debe estar facultada para redistribuir la riqueza «de cada uno según su capacidad, a cada uno según su necesidad».

Las consecuencias prácticas de esta política pueden verse en los restos humeantes del siglo XX y en los titulares de hoy sobre Cuba y Venezuela. Pero cualquiera puede realizar el experimento de forma mucho más barata.

Supongamos que la empresa para la que trabajas adopta una política de este tipo. ¿Asumirías más responsabilidad si, en lugar de un aumento de sueldo, una parte mayor de tus ganancias se les diera a tus compañeros? ¿Qué motivación tendrías para quedarte hasta tarde, para esforzarte más, para crear nuevos productos o servicios que aporten valor a los clientes y generen riqueza para tu empresa? ¿No sería mejor limitarte a vivir, dejar que otros asuman la carga, ser un objeto de «necesidad» en lugar de una persona con «capacidad»?

No sólo el hombre tiene un derecho moral al producto de su propio esfuerzo, según Rand, sino que su capacidad de beneficiarse de ese esfuerzo le incentiva a crear más de lo que él y otras personas valoran.

Así, mientras que Marx sostenía que los derechos de propiedad son responsables de mantener a la gente en la pobreza, Rand veía que son la condición previa de la riqueza y la abundancia. Y mientras Marx sostenía que los derechos de propiedad son la raíz de la explotación, Rand veía que son los que impiden que un hombre sea explotado, la única aplicación práctica de su derecho a la vida.

La «solución» de Marx al «problema» de los derechos de propiedad fue el aspecto más destructivo de su manifiesto. También fue el más orwelliano. Sostenía que el único camino hacia la paz era la guerra: Para abolir la propiedad privada y acabar así con la explotación, los pobres deben sublevarse y expropiar a los ricos por cualquier medio. Su victoria requiere una «guerra civil más o menos velada, que haga estragos dentro de la sociedad existente, hasta el punto en que esa guerra estalle en una revolución abierta y donde el derrocamiento violento de la burguesía siente las bases para el dominio del proletariado».

Rand vio esto como lo que es: un llamado a la violación bárbara de los derechos. Y, en las calles de Rusia, fue testigo del «derrocamiento violento» que Marx había prescrito. Fue sangriento, pero cuando el «dominio del proletariado» se estableció firmemente bajo Lenin, y más tarde Stalin, sólo se volvió más brutal.

En 1925, en una reunión de despedida antes de que Rand escapara a América, un joven ruso le dijo: «Cuando llegues allí, diles que Rusia es un enorme cementerio y que todos estamos muriendo». La primera y más autobiográfica novela de Rand, Los que Vivimos, hizo precisamente eso. Pero no fue hasta 1957, con La rebelión de Atlas, cuando explicó con todo detalle por qué la fuerza no hace el bien.

Obligar a un hombre a abandonar su propia mente y a aceptar tu voluntad como sustituto, con una pistola en lugar de un silogismo, con el terror en lugar de la prueba y la muerte como argumento final, es intentar existir desafiando la realidad. La realidad exige al hombre que actúe por su propio interés racional; tu pistola le exige que actúe contra ella. La realidad amenaza al hombre con la muerte si no actúa según su criterio racional; tú le amenazas con la muerte si lo hace. Lo colocas en un mundo en el que el precio de su vida es la renuncia a todas las virtudes que requiere la vida y la muerte mediante un proceso de destrucción gradual es todo lo que tú y tu sistema conseguirán, cuando la muerte se convierta en el poder dominante, el argumento ganador en una sociedad de hombres.

Mientras que Marx sostenía que para lograr una sociedad civil se requiere la guerra de clases, Rand reconocía que la fuerza sólo es apropiada en respuesta a quienes la inician. Un hombre tiene derecho a su propia vida y a su propiedad, e igualmente tiene derecho a proteger su vida y su propiedad contra cualquier vándalo, esclavista o dictador que las amenace.

Los profesores universitarios lideran la carga de inculcar más «diversidad» dentro y fuera de la academia. Se centran casi exclusivamente en características no elegidas, como el género, la orientación sexual y la raza, como si los genitales, las preferencias sexuales o el color de la piel de una persona determinaran el contenido de su mente y su carácter. De hecho, están adaptando las mismas viejas ideas marxistas de la guerra de clases para instigar guerras de raza y de género.

Es una ironía porque, en el contexto de la educación superior, la única diversidad que importa es la de intereses e ideas. Y es difícil imaginar dos pensadores más divergentes que Karl Marx y Ayn Rand.

Así que, tanto si los profesores quieren promover la diversidad como si sólo quieren preparar mejor a los estudiantes para la vida dentro de una sociedad civil, deberían introducir algún contrapunto en el plan de estudios: Enseñar La Rebelión de Atlas junto a El Manifiesto Comunista.

Nota del autor: Este artículo está dedicado a los estudiantes venezolanos que conocí recientemente, en cuyas escuelas se enseña el marxismo mientras su país se hunde bajo un tirano que lo practica.


Jon Hersey
Jon Hersey es editor en jefe de  The Objective Standard  y tiene una beca en la Fundación para la Educación Económica , donde escribe en defensa de la libertad, y en el  Objective Standard Institute , donde enseña «Cómo escribir poderosamente en defensa de la libertad».

FUENTE: https://fee.org.es/articulos/por-qu%C3%A9-las-universidades-deber%C3%ADan-ense%C3%B1ar-a-ayn-rand-junto-a-karl-marx/

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *